jueves, 24 de noviembre de 2016



                                                                                                                                                                Me siento literalmente destruida. Como arroyada por una tristeza pura pero desconocida
Un mal cuerpo continuo, como si me estuviera vomitando por dentro. Mi cuerpo me está torturando por no resolverme, por no resolverte.
Siento, pena de mi misma que no ríe, pero tampoco llora.
                                        Me siento sola, incómoda con todos, inundándome por dentro de dolor, aposta o sin querer, ¿qué cambia eso?
Echar de menos a algo que no existe duele por dos, una por mí y otra por mí, para no quedarme corta.

Destruida es la palabra que mejor describe la fortaleza tras la guerra, pues eso conmigo, siendo las noches la guerra, la fortaleza yo misma. 

miércoles, 16 de noviembre de 2016

Echo de menos cuando bañabas con un gemido el silencio de un búnker.
Dejabas correr todo tu ser miles de veces, en miles de poros, en miles de pensamientos, en miles de pequeños tus que besaban miles de veces mi yo.
Que débil me sentía cuando no podía más, cuando sólo había dos opciones o que me estallara el pecho en mariposas o que me arrancara la piel.
Aquel momento en que nos encontrábamos transpirando el sudor del susurro y el aroma del secreto. Expresar esa catarsis es difícil de explicar si no lo explico con miradas.
Caliente, arropada, tu boca se abría a la mía.
Todo es poco.

Buceábamos entre impredecibles mareas, escalamos la montaña del agudo, y volamos sobre la cama, donde, pobres caímos, jóvenes, desnudos, polvo. 

jueves, 27 de octubre de 2016

Un pseudoadiós

Llevo pensando en escribirte desde que te fuiste al infierno
Al que no te fui a ver, ni te irán a ver.
Un billete de no retorno, una carta con olor a noches de septiembre.
Es como si te hubieras ido a la boca del lobo y no hubieras vuelto,
Que bien... ¿No vas a volver? 
Aquí nunca se cumplen los sueños.
Estoy exagerando porque eso hacen los poetas,
Nunca te quise.
Mentira

Quizá algún día me vuelvan a buscar las cosquillas
Que no encontraste.

Y ahora con mi imagen realmente borrosa en tu cabeza
Lees esto y no entiendes, y sí va por ti (o quizá va por mi)
(Y no te quieres tirar a la piscina pero estás enamorado de mis palabras)
Y no lo entiendes porque no me estas mirando a los ojos
Y no puedo hacer magia por muy bruja que sea.
No puedo derretirte con agua,
Ya ni siquiera puedo derretirte con versos,
Pero tampoco quiero.
Al fin y al cabo, el olvido más fácil es cuanto más te mientes.
Y tu no estás enamorado de mi

No esperes que se acerque a ti una ciudad tan grande
Pero no dejes que te engullan raíces,
Pues estas alimentan al árbol no las matan,
No te mates más.
Ilusiones de ilusos que nunca vuelven.
Pelea, ¿no?
Si te acuerdas de lo que fue echar de menos,
De que amar es querer volver a levantarse,
De que te pre quería,
De que tu casa vacía era …
Si te acuerdas de todo esto,
Aunque hayan cambiado los tiempos verbales

No entiendo como no me miras a la cara cuando te hablo.
Los cobardes no pelean

jueves, 20 de octubre de 2016

No lo hagas, no lo hagas 
no lo hagas, no lo hagas, no lo hagas,
no lo hagas...

No
lo
hagas.

Escupir,
siempre fui muy buena actriz.
Y que frío de pronto.
Me duro menos que una botella de ginebra,
¿la de mañana?
La de ayer.

lunes, 17 de octubre de 2016

Y de pronto la mochila que llevo me pesa más  de lo que había sentido en todo el día,
Y hace que mis piernas se cansen.
La lluvia se adhiere a mi y se va sumando más peso.
Llego a mi portal y no soy capaz de entrar porque esta no es mi casa. Me siento en el bordillo esperando a que pase algo o a que me decida a entrar.
Que escriba sonetos
Que me dirija a Goya
Que Miss Mundo no es tan perfecta
Pero yo sé
Que cualquiera puede escribir estas palabras tristes.
Y me pregunto porqué,
Y no entiendo absolutamente nada.
Y quizá no existan errores sino malas decisiones
Y quizá yo soy incapaz de ver las buenas,
Y me tiro de cabeza.
Que te quiero pequeño reflejo.

Oír la lluvia siempre me puso muy tonta,

Será que es octubre,
O será que es otoño,

O será que voy borracha un lunes.


miércoles, 21 de septiembre de 2016

Rechazar el oro por el miedo más infinito.
No poder escapar de su encanto, pero no poder hacerlo.
No saber quién eres sin él, pero destrozarte por un sólo paso en aquel oasis.
No poder decir que si a un sueño por miedo a la pesadilla, la cual, no ha llegado, no tiene por qué llegar nunca, pero ese miedo, muestra las más tremenda de las decepciones y de las miserias.
Morir por el teatro y devolverle ecos en la sala, devolverle un “no” que jamás será “quizá”. Morir por el teatro y vivir solo para morir como uno más.
Dejar pasar la oportunidad de mi vida por una muerte viva, por una vida incompleta, por una vida fría y común (la enemiga de las palabras).
Llorar en carne viva movimientos que persiguen los escalones negros y las butacas llenas, llorar hasta hacerse uno con el escenario, llorar mientras suena un piano,

llorar.

martes, 13 de septiembre de 2016

Yo,
solo se de palabras, de mezclarlas y retorcerlas.
El me dijo que hablaba, que parece obvio, pero jamás escuché algo tan bello.
No me pude contener.
¿Y por qué debería?

Eramos música y palabra,
con una voz ronca y dura,
capaz únicamente de decir que sí,
y con eso temblaba tanto que el mundo se derrumbaba.

Acaba de llegar,
ha surgido, fluido y vacilado el contorno.
Éramos, poco a poco y de mucho a tanto.
Directo y rápido que suena muy suave.

Un rincón de entre miles, un lugar donde no dormir.

domingo, 4 de septiembre de 2016

Diálogos parte 1

- Me cuesta creer que se arte lo que sube a estos sitios.
- Deja ya el tema
- Esta bien. No tienes respuesta.
- Claro que no la tengo, pero me aburre oírte hablar todo el rato de lo mismo.
- Pero, ¿qué quieres? Estoy sola.
- Que pesada eres tía.
- ¿Te avergüenzas de mi?
- No.
- ¿Y por qué me escondes?
- Pensaba que ya lo habías superado.
- Si, pero eso no quita que tenga una duda. Contesta.
- ¿Por qué sientes que te esconda?
- Contesta.
- Esa es mi respuesta.
- Esta bien... Nunca me besaste en público.
- ¿Solo es eso?
- ¿Te parece poco?
- Pues... no, es cierto.
- ¿Estas enamorado?
- Si.
- Pues déjame en paz. 
- No quiero.
- ¿Por qué? Que dirías si te digo que me das asco, que verte sentir me repugna y que tu sudor es el olor que mas tiempo se mantiene en mi piel y que es con el que peor convivo.
- ¿Lo dices en serio?
- A veces.
- ¿Por qué me lo cuentas?
- Porque quiero y porque debes saber que te odio. 
- No me odias.
- Y tu que sabrás si ya ni me miras cuando me hablas.
- Lo siento.
- No me sirve. Adiós. 
- Espera.
- Sino es para decirme algo que me haga cambiar de opinión cállate.
- Te amo.
- Tarde, muy muy tarde. Cuando vuelva la persona a la que quería me avisas. 

martes, 23 de agosto de 2016

¿Cómo miras hacia otro lado cuando sabes que alguien va a cometer el mayor error de su vida?

lunes, 15 de agosto de 2016

Llamas

Hace tiempo que deje de verle la cara.
Sólo había algo burdo y cruel, un aliento muy amargo rezumaba placer oscuro.
No fue así del todo siempre, un dia fue cuerpo.
Las raíces arden con el y estamos muriéndonos, pero tú no hagas nada, volverá como el mar a la isla. No hagas nada, aunque matarme no estaría del todo mal.
Harta de llevar el collarín, harta de ser el apodo, el teléfono,  el orgasmo gratuito. Harta de llevar el vestido rojo de vuelo. Quítamelo y deja de verme desnuda.
Yo nunca me apunté a esto por las heridas, yo nunca quise darte dolor de cabeza, yo sólo quería autodestruirme. 

domingo, 5 de junio de 2016

¿Tenemos miedo al amor? ¿Tenemos miedo al dolor?
O simplemente y dejándolo bien fácil ¿tenemos miedo de la vida?
De todas maneras, aun hay mucho dolor con el que empatizar.
Nacer muerto de una madre vacía o de una madre enamorada, o ser hijo bastardo de un padre maldito o de un padre decente. ¿Decente? ¿Acaso existe alguien decente?
Tu, quizás.
Mirada de mirador fijo, sabes lo que dice, ¿no? Voy a llorar por todo el dolo que estoy causando. Esta volviendo lentamente al hueco de la pared.
Olvidarle seria imposible a estas alturas tan altas, que apenas se ven las figuras de cuerpos.
La mirada del mirador fijo, no la puedo dejar pasar, ojala pudiera.
Existió y existirá siempre.

viernes, 3 de junio de 2016

De vez en cuando cuando la mirada me pilla más desprevenida se oculta en mi y vive de mi, se alimenta, se cobija y se arropa conmigo y en mi.
En ustedes también habrá vivido. 
Una imagen deformada por cualquier recoveco, no es que el reflejo sea preocupante o repugnante sino que es el reflejo del cerebro lo que a uno le desencaja. 
Fina y aguda voz, palpable aun así, que te dice lo que mira el resto, y te encierra en ti mismo.
Mierda de bicho. 
Y se siente todo más pesado solo por el hecho de que tienes un bicho gordo  y baboso viviendo dentro.
Salir es una locura porque los ojos de las personas son mas inquisidores, los reflejos del resto mas hermosos y esto hace que te conviertas en tortuga, y te engullas en tu casa de caparazón de la que saldrías si no hubiese un espejo esperando atento que le devuelvas la mirada para odiarte.
Todo se vuelve contra ti.
Se ponen de acuerdo todos los factores del mundo para hablarte con esa voz chirriante que te critica a cada gesto, paso o expresión.
Las galletas te preguntar y el chocolate te avisa de que luego te arrepientes.
El ascensor te juzga, la ropa de deporte te odia y las partes de tu cuerpo que no soportas te piden que no las mires.
Esto no es vida. Ni es justo.
Y mientras la mierda de bicho que te ha hecho esto danza y se ríe de lado a lado de tu cerebro para recordarte lo débil que eres. Da vueltas y vueltas y vueltas, hasta que un día porque sí no está.
Lo malo, es que sabes que volverá, posiblemente más fuerte. 

miércoles, 1 de junio de 2016

XSE

Un lugar donde ser. En la soledad mas profunda o en la compañía más numerosa.
Ríos infinitos de placer limitado por la vergüenza más repugnante. No querer entregarte por no querer mostrarte. Dictan sin saber y eso siempre condiciona la verdad. 
Levantar un brazo, levantar el otro y ya no lo tengo, sacudirme un  poco y que ya no este. Delante, como un espejo, una figura parecida, descobijaba como la mía. Sin darme cuenta el invierno se ha convertido en un verano temporal. La primavera la hemos pasado hace un rato cuando nos desaparecían los lazos. 
El verano que nos abraza me da un calor más intenso del que recordaba, además cada vez hace mas calor, y más calor, y siento que estoy en un infierno y que jamás me acercaré a las puertas del Cielo, pero no me importa, tengo esto. Qué nos importará las puertas del Cielo o los besos de diosas embarazadas de inseguridad, solamente somos y estamos.
Me ducho de mi y me deshago. Hago sonar mis tacones cuando salgo, digo adiós y no vuelvo a ese verano, ya no tiene nada más que ofrecerme, me puedo crear mi propio verano. 

Solo necesito dos cosas, o tres, o cuatro...

domingo, 24 de abril de 2016

Leer de abajo arriba, o no

Ponerse en duda, ponerla dura,
poner a la vida perra en duda.
Poner en duda lo mas mínimo,
poner en duda lo mas máximo.

Poner en duda una caricia, una mirada, un suspiro.
Poner en duda el tacto, el gusto, la vista y el olfato.
Poner en duda mi rostro,
poner en duda mis dedos,
poner en duda mis dedos pero esta vez sobre tu piel.

Poner en duda esto, lo nuestro, lo vuestro.
Poner en duda al cartero, ese hijo de puta lee todas las cartas sin permiso.

Poner en duda la boca preciosa,
poner en duda la boca abierta,
poner en duda la boca espumosa,
poner en duda la boca de aquel que supuestamente era de miel

Poner en duda a la pasión, un orgasmo o el único libro que leí.

Poner en duda las sabanas dulces.
Poner en duda a la almohada, cada noche.
Poner en duda todo lo que vio esa cama.

Poner en duda las palabras, las expresiones y los ladridos.
Poner en duda la mente,
poner en duda tu amor,
poner en duda mi amor.
Poner en duda la locura, mi locura.
Poner en duda al gran Odio.

Poner en duda lo último y lo primero.
Poner en duda a la gallina y al huevo.
Poner en duda un árbol,
poner en duda a la rama, la hoja, la flor.
Poner en duda el instante, el minuto, al mes de abril.
Poner en duda a las aguas mil.
Poner en duda al reloj y a la cuenta atrás.

Poner en duda el sexo sin compromiso,
poner en duda el sexo con compromiso,
Poner en duda mi sexo,
poner en duda la orientación de mi sexo,
poner el sexo en duda en general.

Poner en duda a los que  corren,
poner en duda a los que se corren.
Poner en duda masturbarse, masturbarte y al final masturbarme.
Poner en duda a quien no,
poner en duda a quien no, otra vez, por si acaso.
Poner en duda la baba,
poner en duda al pico de la montaña,
poner en duda a la zorra y a sus cachorros,
animales de campo...

Ponerlo todo en duda,
poner en duda que nací, que vivo, que soy,
para al final dejar de dudar











lunes, 4 de abril de 2016

Experimentos

Lo siento por ser tan directo y no medir las palabras pero es obvio, ¿no?
La luz del día les apunta y continuamente están en observación porque los dos tienen una enfermedad gravísima. Aun no se sabe si tienen solución… 
El sujeto 4 nos ha pedido que la desconectemos, dice que no puede mas, que esto no tiene sentido y que el sujeto de la habitación de al lado le asusta... pero no podemos; el sujeto 1 se aferra a la vida como un capullo, dice que necesita notar para siempre el aliento del sujeto 4 en el odio. 
Los sujetos están críticos, nunca más podrán pasear a solas, nunca más podrán quedar sin intenciones bárbaras, nunca más se buscaran como apoyo…
 Pobres, o no, no sé. ¿Qué opinan ustedes? Al 1 yo creo que le daría más igual, al fin y al cabo las rosas florecen y tiene raíces, a 4 todo esto le afecta como puñal en el vientre. Independientemente la enfermedad en el sujeto 1 se ha desarrollado de manera diferente. Ha evolucionado a peor, le importan menos los olores y las sonrisas. La enfermedad del sujeto 4 ha crecido según iba pasando el tiempo y la verdad que tiene un color muy amargo. El sujeto 4 asegura tener un sentimiento de amor complejo y molesto.


Morirán al final, lejos el uno del otro por medidas de seguridad, así no habrá más infectados. Los sujetos 2 y 3 murieron bastante antes que ellos. El sujeto 1 de verdad quería, el sujeto 4 de verdad pensaba que nada los mataría... Aunque suplicase la muerte sabia que quería seguir escuchando los gustos del sujeto 1 por el hueco de la pared. 

martes, 22 de marzo de 2016

Animalillos

Deberíais haberles visto, que postura, que sensación, menuda intensidad.
Caminaban, bueno, más bien corrían.
Les miraba como siempre a lo lejos, pensando “menudo problemita”.
Entonces me dije, estos dos se aman tanto que hasta yo lo siento.
¡Ay! Perdón, que no me he presentado, soy Charlie, el narrador de la historia. No me andaré mas por las ramas, iré al grano.
Estos son sin lugar a duda, sin vacilar un momento, mis favoritos.
Corrían entonces los dos bellos jóvenes hacia el bello lugar de paredes de negro donde les esperaba aquello. No imaginaban que todo fuese a ser como fue.
Saben, parecían ciegos, pero no de amor, no por Dios, sino de belleza, el uno por el otro y ellos entre el.
No queridos, no son egocéntricos no, pero así lo miraban todo.
No daban crédito de lo que acababan de ver, había sido una explosión, justo delante de ellos que había conseguido hacer que de ninguna manera volviesen a ser los mismos. En ambos existían aquellas imágenes desgarradoras y  vivas y penetrantes, hasta yo mismo me sorprendí y eso que he visto mucho.
Entre ellos nada volvería a ser lo que era porque habían compartido una intensidad superior a cualquier cosa, una verdad más grande que la vida, más dura que el amor.
Le dijo: “Suerte que pareces un hada” y respondió: “Encanto de bruja”
Y continuaron… “Hay personas que nacen muertas, yo me siento tan enfermo como parezco”

Y entonces contesto: “El sexo es una pequeña muerte, y amar un escozor continuo en el hombro derecho” 

sábado, 12 de marzo de 2016

¿Quién puede ser?

Un elemento de aire,
los besos del diablo,
la luz que comenzó todo,
el agua más pura bebida,
el ala más libre,
la piedra mas tropezada.

Como mujer vieja y arrugada
camina, mirando y decidiendo
la muerte de por quién
de todos,
sabia bruja terrestre,
esta no solo hace pócimas,
esta arrastra a la muerte con sus garras.

El suelo que pisa,
descalza,
es de esqueletos de locos
que un día la siguieron
perdidos y encantados por su manto.
Ninguno nunca se arrepiente,

porque ella no elige cobardes.

domingo, 6 de marzo de 2016

Manías

          Adoro desnudar cuerpos, quitar las capas y dejar a mis ojos contemplar el espectáculo.
Adoro, con mis manos, rozar dulcemente la carne ya abierta.
Adorno sentir la piel con mis labios y mis largas uñas.
Adoro desnudar cuerpos. 
            No me gusta que lo hagan por mí, no me gusta que no sea yo quien, a mi ritmo y manera,
                              descubra lo que bajo la ropa espera ser acariciado.
         Poco a poco esconder mis manos bajo una camiseta y por primera vez, 
         aunque sea la última, tocar esa piel nueva, 
que aunque sea siempre la misma cada poro es novedad. 
           Lentamente pero directa levantar la para ver un cuerpo bello que se deja mostrar y se deja tocar.
Descubrirlo, mirarlo, examinarlo, ojearlo, verlo delante de mí.
       El sentimiento de tenerlo en frente y que
      los pequeños defectos se conviertan en dioses a los que no podrás dejar de adorar.
     Romperlo es doloroso. Matarlo es terrible. Hacerlo común es triste.
Adoro desnudar cuerpos.
Y es una actividad maravillosa y estimulante.
       Adoro dibujar cuerpos, y soy yo quien les viste para desnudar los. 
O            Os acaricio para poder repasar vuestra figura y así crearos en un folio donde vuestro cuerpo será para siempre.
Adoso sentir y admirar el cuerpo.

jueves, 25 de febrero de 2016

Capitulo 3

Encontré uno mas. 
Todo comenzó como con aquellos y los otros. Eran dos niños, considerados por la sociedad mayores pero que no conocían ni a sus madres.
Fue terrible pero tan bello.
El primer amor siempre es el que mejor se acuerda uno ¿no? Pues ella aun después de tanto tiempo toca su olor y ve sus caricias. El, ahora, está enamorado, muy enamorado de hecho, pero no de ella… pobrecita nuestra. Pobrecita sí, pero ¿cuál de las dos?
Avanzo la cosa como todo, besos, risas, despistes, enfados, llantos, y un supuesto punto.
Supuesto porque ni hoy ha acabado para ninguno de los dos. Son la letra pequeña de sus contratos, lo que no se le dice a la pareja, la persona que ocultas que existe o que deseas porque está mal visto o porque es ese dulce y pequeño secreto propio, vivo, demoledor.
 La casilla sin tachar, el nombre sin borrar, el contacto sin eliminar, maravillosos dígitos que ocultan terribles conversaciones. Ese conjunto de letras que no te hacen volar sino que te abstraen completamente. De menos o de más pero mucho.
Se intentaron olvidar de todas las maneras, odiándose, asqueándose, detestándose, pero no había manera es que eran ellos dos. Eran como dos imanes completamente opuestos, no tenían nada en común, como el cielo y el infierno. Aunque en estos términos los dos tiraban mas para un lado, adivinen cual… Pero es que no pudieron.
Vicios que mataban más que el tabaco pero que nos dan la vida. ¿Entienden?

¿No se volverán a encontrar? Pues sería una pena. Así que si no se encuentran me encargaré de hacerles un final porque ya llevan demasiados libros y nos aburren a todos.

domingo, 21 de febrero de 2016

¿Finales de abril?

Al ser narrador omnisciente se perfectamente lo que les paso a aquellos animalillos, entraron en un juego que no les correspondía, incluso se que uno de los dos cree arrepentirse…
El se dedico a poner barreras y barrotes por y para su libertad dejándola encerrada. Por ello, en el momento que ella salió, que dijo y que hizo, todo desapareció.
Ella se culpaba y se culpaba, hasta que recordando paisajes más bellos, se acordó de lo que le dijo, y vio que en aquel momento el estaba dejándola salir, el estaba quitando barrotes y así normal que se confunda, ¿no?
El se fue lejos, ella intento agarrarle, el ya se había ido, ella seguía colgando.
Que estúpido juego que se empezó en una cama en la que no debían haber estado. ¿Por qué no se le ocurrió nadie mejor? ¿Por qué se obligo a amarle? ¿Por qué no se durmió en vez de quedarse contando estrellas?
Aquella cama no debería haber sido ocupada por ellos dos, ella debería haberla ocupado con él, y él con ella. Que rabia que se confundieran de nombres y de miradas.
Se arrepiente, puede que no, pero la veo sufrir, recuerda cada segundito y cada beso y esto la mata.
Desde aquí, desde donde yo veo, todo está a oscuras y realmente ni siquiera yo, el Dios, el omnisciente el que supuestamente lo sabe todo, se que va a pasar con nuestros poco protagonistas.
Menuda intriga debe tener el lector, no te voy a chivar nada, lo que quieras saber ya lo descubrirás. No me veis, pero estoy. No me intentéis buscar porque no quiero que me conozcáis. No tenéis derecho a saber nada de mí. Que misterioso me creo…

Nuevas aventuras y protagonistas pronto. Por ahora quedémonos con la bailarina encerrada en la cárcel que se quemó por salir, olvidando poco a poco las horas y con el que de espejos va sobrado pero él sabe de lo que va todo esto (pobre, que se ha vuelto a encontrar con las esposas).

martes, 16 de febrero de 2016

Clase de literatura universal

Siento dentro el vacío que hace que mi corazón caiga a mis pies. Hostia vital.
Le vimos sonreír en el suelo, pobre madre naturaleza.
Almas muertas en noches blancas.

Las cosas son muchísimo mas simples gracias al destino, continuamente repitiendo.
Me repite, bucle, bucle, bucle...
Esto esta atribuido a los satánicos.

Siempre fui pequeño e insignificante.
Ojala se viesen las segundas caras de los hijos de alcohólicos y de las prostitutas.
Han perdido todos los dientes, eso significa que ya no tienen sonrisa...

Perdóname Dios pero sigo sin creer en ti.

domingo, 14 de febrero de 2016

Aplicar

Me veo incapaz de volver a utilizar aquel término.
Da pena saber que en sus ojos todos tenemos el mismo color de labios, y que por tanto todos tenemos el mismo término.
Aquel término (al igual que aquellas notas) es del  diablo mirón y no me veo capaz de repetirlas otra vez al oído de cualquier ángel.
Por el simple hecho de que los términos utilizados son lo que es él y no otro.
 Luego las palabras repiten y crean acidez, transportando la mente a la nostalgia y se llena todo de suciedad y no, no. Eso no me gusta así.
Me quedaré sin palabras en el diccionario pero conseguiré que nadie tenga conmigo el mismo baile.

Así no se repite, no se copia, no se arranca, no se roba, no se suplanta, no se utiliza o simplemente no sé.  

sábado, 13 de febrero de 2016

Capitulo 4

No sé donde deje el resto.
Necesito que me mires y que me desees.
Necesito que sientas algo incontrolable.
Necesito que me jures amor eterno. Para rechazarte o amarte, ya veremos. Pero que lo hagas.
Necesito que desaparezcas.
Necesito saber que necesito.
¿Te necesito?
Tengo un ángel iluminado y juego en el infierno.
¿Qué me pasa?
¿Qué quiero? ¿Te quiero?
Hoy, ayer, mañana,  hay, hubo y habrá una tormenta de truenos en mi corazón.
Destrozaste con tus dientes la carne de mi alma y ahora quiero que vuelvas a disfrutar del sabor.
¿Por qué lo quiero así?
Te podría salpicar a ti, que te importaría realmente, nada.
¿Es esto y ya?
Joder, ¿quién? ¿Qué? ¿Por qué?
Que monótona y aburrida.

Quiero tu alma dolida, con las rodillas llenas de rozaduras y tu corazón en la mano dispuesto a responder las preguntas del mío.  

miércoles, 10 de febrero de 2016

Daños colaterales

Estaba bien,
no, estaba genial.
Ya no estoy bien,
¿por qué cojones no estoy bien?
Odio no estar bien.
Esto no es poesía,
dejad de leer.
¡PARA!
Me va a explotar el corazón
y luego deja un olor demasiado fuerte.
No estoy bien,
y estaba bien.
Por mi y por todos mis compañeros.
Tú la ligas.
Soy imbécil,
patética,
dramática,
y jodidamente
inocente.
Solo me sujeto sobre hechos.
Yo me escondo.
No me encuentras.
Mierda, me he perdido.
Lo encontraste,
perdí,

adiós. 


puta

martes, 9 de febrero de 2016

Lloverá pronto

Calla un rato,
por favor.
El viento me está hablando.
Es un agudo sonido.
esta chillando al cielo,
implora libertad
y grita su nombre.
Tan fuerte,
qué diría que veo su rostro.
Se cuela por las ventanas,
en los minúsculos agujeros,
entre los rotos de la ropa,
congelando la sangre de las venas.
¿El viento pidiendo libertad?
¿Pidiendo verla?
¿Dónde he visto esto antes?
La ráfaga aquella
se encuentra rozando castillos,
que tocan las nubes
que buscan su amor,
que mira a su dama.                          
Magia colorada.
El cielo se ruboriza
cuando el viento lo acaricia.


Y yo me estremezco al oír su llanto.

domingo, 7 de febrero de 2016

Esto no pasa un sábado noche

Pero hay una cosa que no saben, el príncipe azul es demasiado ridiculo, la dama sabe escribir, la princesa se siente hombre, el loco en verdad solo se lo hace, y la bailarina solo baila para que el diablo la mire. Con todo esto y un maestro de ceremonias puedes crear el mayor de los espectáculos. No hay orden, no hay telón, no hay escenario y tampoco hay función, entonces si no hay función, ¿cuál es el sentido? Si me permiten les contare lo que paso. Cierren los ojos y olviden todas sus tareas, aquí se viene a disfrutar. Vacio, negro o blanco, un árbol y una discoteca de animales del zoo, en concreto el mono. El diablo observa a la bailarina, el príncipe trata de enamorar a la princesa, la princesa intenta enamorar a la dama,  la dama desaparece y el loco se convence de que no le está mirando ese gnomo.

Todo se pasa

A veces o casi siempre me gustaría tener un cuerpo fácil. Un cuerpo de ángel iluminado. Un cuerpo ligero de adicciones.
Me gustaría que las nubes me mecieran sin esfuerzo, que me elevaran sin llover y que me miraran con ternura y no con asco como me miro yo.

De todas maneras hacía tiempo que esta sensación de mierda no me invadía por dentro. Cuando te dejas de querer así, porque has mirado dos veces al espejo, es cuando, realmente, te das cuenta de que lo que te creías era mentira. Que lo que te gustaba de ti nunca había estado y de que lo que no te gustaba se ha hecho aun más feo, mas grande y mas todo. 

Ella

Con aquella mirada acabo matándonos a todos. Intentar nadar en aquel lago me llevo toda la vida y aun hoy me suelo ahogar. Era difícil, complacerla también era difícil, pero merecía la pena todo por limpiar sus ríos y ver que aun no estaba completamente infectada. Una princesa monstruo, se transforma en grito, en nervio, en mi llanto. Pájaro libre con alas heridas. Salió siempre como pudo de los disparos del hombro derecho. Luz entre tinieblas, confusa rama caída al suelo por el  viento. Corazón pirata de cartón bajo la lluvia.

Bailando en barro

Se hunden tus pies de hierro
Barro negro, muy, MUY negro.
Es sorprendente, porque el barro
Grita y llora, se mueve
Se molesta
¿A alguien le importa?
Nunca se sabrá
Pobre mierda mezclada con agua sin sentimientos, ¿eso creen?
Todos se quejan:”EL BARRO MANCHA”, “EL BARRO ENSUCIA”  y joder claro ¡QUE PUTADA! ¡PUES NADA! ¿QUE PUTA CULPA TENDRÁ EL BARRO DE SERLO? ¡PUTO BARRO! A TU ROLLO.


El barro un día tomara forma y se cagara en todos vosotros.
Que nudo tan grande me llena cuando se reflejan
Aprieta y estruja, ahoga y asfixia
A través de la ventana veo al mundo que disfruta
Y yo solo pienso en cómo deshacer este maldito nudo
Que me mata.
Me encierro y planeo como arrancarlo,
Al final acabare teniendo cariño
Al nudo que se creó de la nada y del asco.
Me miro y ya no me queda a que sujetarme
Vomito y siento que lo provoco
Se mueve intentando agarrarse a mí
A las paredes de mi intestino
De mi garganta
Y me falla el pulso, las piernas y las palabras
Y suplico que eso no, las palabras no,
Que nunca se me calle.
Cuando termino lo sigo notando
El maldito nudo sigue dentro
Sigue pegado a mí
Molestando mi paz
Bien, si no se va por su cuenta,
Lo tendré que arrancar.
Tomo un cuchillo
Dibujo en mi tripa una línea recta
El rotulador me hace cosquillas.
Entonces, procedo a la operación.
Voy lentamente y siento un dolo mayor que el nudo
¿Me está mereciendo la pena?
Es un dolor insoportable
Escuece y pica  y arde
Pero tengo que terminar,
Tengo que sacar el nudo.
Lo busco por mis órganos…
Tengo las manos rojas,
Manchadas de muchísima sangre,
Me mareo, pero necesito seguir buscando
Hasta que sin darme cuenta,
Lo tengo en la mano,
Lo compruebo y lo aprieto con mi mano derecha
Y la misma sensación pero más intensa
Es el, lo tengo.
Procedo a arrancarlo y no puedo,
Mierda.
Imposible de cortar también,
¿y qué hago ahora?
Es un nudo, ¿no?
Tendré que desatarlo.
Y me pongo a ello,
Por encima, por debajo,
Por aquí, por allá
¡Ya está!
Lo conseguí
Que sensación…
Comencé a guardar los hilos del nudo
Poco a poco dentro de mí,
No diferenciaba bien mis manos
Cosí bien la enorme raja
Y me limpie las manos para no dejar rastro.
el nudo ya no asfixiaba,
Lo notaba ahí pero no era un nudo,
Era una especie de vacio inmenso,
No molestaba, no incordiaba,
Simplemente estaba ahí. 
Jaula de mariposas,


O de polillas, según quien lo mire.