jueves, 25 de febrero de 2016

Capitulo 3

Encontré uno mas. 
Todo comenzó como con aquellos y los otros. Eran dos niños, considerados por la sociedad mayores pero que no conocían ni a sus madres.
Fue terrible pero tan bello.
El primer amor siempre es el que mejor se acuerda uno ¿no? Pues ella aun después de tanto tiempo toca su olor y ve sus caricias. El, ahora, está enamorado, muy enamorado de hecho, pero no de ella… pobrecita nuestra. Pobrecita sí, pero ¿cuál de las dos?
Avanzo la cosa como todo, besos, risas, despistes, enfados, llantos, y un supuesto punto.
Supuesto porque ni hoy ha acabado para ninguno de los dos. Son la letra pequeña de sus contratos, lo que no se le dice a la pareja, la persona que ocultas que existe o que deseas porque está mal visto o porque es ese dulce y pequeño secreto propio, vivo, demoledor.
 La casilla sin tachar, el nombre sin borrar, el contacto sin eliminar, maravillosos dígitos que ocultan terribles conversaciones. Ese conjunto de letras que no te hacen volar sino que te abstraen completamente. De menos o de más pero mucho.
Se intentaron olvidar de todas las maneras, odiándose, asqueándose, detestándose, pero no había manera es que eran ellos dos. Eran como dos imanes completamente opuestos, no tenían nada en común, como el cielo y el infierno. Aunque en estos términos los dos tiraban mas para un lado, adivinen cual… Pero es que no pudieron.
Vicios que mataban más que el tabaco pero que nos dan la vida. ¿Entienden?

¿No se volverán a encontrar? Pues sería una pena. Así que si no se encuentran me encargaré de hacerles un final porque ya llevan demasiados libros y nos aburren a todos.

domingo, 21 de febrero de 2016

¿Finales de abril?

Al ser narrador omnisciente se perfectamente lo que les paso a aquellos animalillos, entraron en un juego que no les correspondía, incluso se que uno de los dos cree arrepentirse…
El se dedico a poner barreras y barrotes por y para su libertad dejándola encerrada. Por ello, en el momento que ella salió, que dijo y que hizo, todo desapareció.
Ella se culpaba y se culpaba, hasta que recordando paisajes más bellos, se acordó de lo que le dijo, y vio que en aquel momento el estaba dejándola salir, el estaba quitando barrotes y así normal que se confunda, ¿no?
El se fue lejos, ella intento agarrarle, el ya se había ido, ella seguía colgando.
Que estúpido juego que se empezó en una cama en la que no debían haber estado. ¿Por qué no se le ocurrió nadie mejor? ¿Por qué se obligo a amarle? ¿Por qué no se durmió en vez de quedarse contando estrellas?
Aquella cama no debería haber sido ocupada por ellos dos, ella debería haberla ocupado con él, y él con ella. Que rabia que se confundieran de nombres y de miradas.
Se arrepiente, puede que no, pero la veo sufrir, recuerda cada segundito y cada beso y esto la mata.
Desde aquí, desde donde yo veo, todo está a oscuras y realmente ni siquiera yo, el Dios, el omnisciente el que supuestamente lo sabe todo, se que va a pasar con nuestros poco protagonistas.
Menuda intriga debe tener el lector, no te voy a chivar nada, lo que quieras saber ya lo descubrirás. No me veis, pero estoy. No me intentéis buscar porque no quiero que me conozcáis. No tenéis derecho a saber nada de mí. Que misterioso me creo…

Nuevas aventuras y protagonistas pronto. Por ahora quedémonos con la bailarina encerrada en la cárcel que se quemó por salir, olvidando poco a poco las horas y con el que de espejos va sobrado pero él sabe de lo que va todo esto (pobre, que se ha vuelto a encontrar con las esposas).

martes, 16 de febrero de 2016

Clase de literatura universal

Siento dentro el vacío que hace que mi corazón caiga a mis pies. Hostia vital.
Le vimos sonreír en el suelo, pobre madre naturaleza.
Almas muertas en noches blancas.

Las cosas son muchísimo mas simples gracias al destino, continuamente repitiendo.
Me repite, bucle, bucle, bucle...
Esto esta atribuido a los satánicos.

Siempre fui pequeño e insignificante.
Ojala se viesen las segundas caras de los hijos de alcohólicos y de las prostitutas.
Han perdido todos los dientes, eso significa que ya no tienen sonrisa...

Perdóname Dios pero sigo sin creer en ti.

domingo, 14 de febrero de 2016

Aplicar

Me veo incapaz de volver a utilizar aquel término.
Da pena saber que en sus ojos todos tenemos el mismo color de labios, y que por tanto todos tenemos el mismo término.
Aquel término (al igual que aquellas notas) es del  diablo mirón y no me veo capaz de repetirlas otra vez al oído de cualquier ángel.
Por el simple hecho de que los términos utilizados son lo que es él y no otro.
 Luego las palabras repiten y crean acidez, transportando la mente a la nostalgia y se llena todo de suciedad y no, no. Eso no me gusta así.
Me quedaré sin palabras en el diccionario pero conseguiré que nadie tenga conmigo el mismo baile.

Así no se repite, no se copia, no se arranca, no se roba, no se suplanta, no se utiliza o simplemente no sé.  

sábado, 13 de febrero de 2016

Capitulo 4

No sé donde deje el resto.
Necesito que me mires y que me desees.
Necesito que sientas algo incontrolable.
Necesito que me jures amor eterno. Para rechazarte o amarte, ya veremos. Pero que lo hagas.
Necesito que desaparezcas.
Necesito saber que necesito.
¿Te necesito?
Tengo un ángel iluminado y juego en el infierno.
¿Qué me pasa?
¿Qué quiero? ¿Te quiero?
Hoy, ayer, mañana,  hay, hubo y habrá una tormenta de truenos en mi corazón.
Destrozaste con tus dientes la carne de mi alma y ahora quiero que vuelvas a disfrutar del sabor.
¿Por qué lo quiero así?
Te podría salpicar a ti, que te importaría realmente, nada.
¿Es esto y ya?
Joder, ¿quién? ¿Qué? ¿Por qué?
Que monótona y aburrida.

Quiero tu alma dolida, con las rodillas llenas de rozaduras y tu corazón en la mano dispuesto a responder las preguntas del mío.  

miércoles, 10 de febrero de 2016

Daños colaterales

Estaba bien,
no, estaba genial.
Ya no estoy bien,
¿por qué cojones no estoy bien?
Odio no estar bien.
Esto no es poesía,
dejad de leer.
¡PARA!
Me va a explotar el corazón
y luego deja un olor demasiado fuerte.
No estoy bien,
y estaba bien.
Por mi y por todos mis compañeros.
Tú la ligas.
Soy imbécil,
patética,
dramática,
y jodidamente
inocente.
Solo me sujeto sobre hechos.
Yo me escondo.
No me encuentras.
Mierda, me he perdido.
Lo encontraste,
perdí,

adiós. 


puta

martes, 9 de febrero de 2016

Lloverá pronto

Calla un rato,
por favor.
El viento me está hablando.
Es un agudo sonido.
esta chillando al cielo,
implora libertad
y grita su nombre.
Tan fuerte,
qué diría que veo su rostro.
Se cuela por las ventanas,
en los minúsculos agujeros,
entre los rotos de la ropa,
congelando la sangre de las venas.
¿El viento pidiendo libertad?
¿Pidiendo verla?
¿Dónde he visto esto antes?
La ráfaga aquella
se encuentra rozando castillos,
que tocan las nubes
que buscan su amor,
que mira a su dama.                          
Magia colorada.
El cielo se ruboriza
cuando el viento lo acaricia.


Y yo me estremezco al oír su llanto.

domingo, 7 de febrero de 2016

Esto no pasa un sábado noche

Pero hay una cosa que no saben, el príncipe azul es demasiado ridiculo, la dama sabe escribir, la princesa se siente hombre, el loco en verdad solo se lo hace, y la bailarina solo baila para que el diablo la mire. Con todo esto y un maestro de ceremonias puedes crear el mayor de los espectáculos. No hay orden, no hay telón, no hay escenario y tampoco hay función, entonces si no hay función, ¿cuál es el sentido? Si me permiten les contare lo que paso. Cierren los ojos y olviden todas sus tareas, aquí se viene a disfrutar. Vacio, negro o blanco, un árbol y una discoteca de animales del zoo, en concreto el mono. El diablo observa a la bailarina, el príncipe trata de enamorar a la princesa, la princesa intenta enamorar a la dama,  la dama desaparece y el loco se convence de que no le está mirando ese gnomo.

Todo se pasa

A veces o casi siempre me gustaría tener un cuerpo fácil. Un cuerpo de ángel iluminado. Un cuerpo ligero de adicciones.
Me gustaría que las nubes me mecieran sin esfuerzo, que me elevaran sin llover y que me miraran con ternura y no con asco como me miro yo.

De todas maneras hacía tiempo que esta sensación de mierda no me invadía por dentro. Cuando te dejas de querer así, porque has mirado dos veces al espejo, es cuando, realmente, te das cuenta de que lo que te creías era mentira. Que lo que te gustaba de ti nunca había estado y de que lo que no te gustaba se ha hecho aun más feo, mas grande y mas todo. 

Ella

Con aquella mirada acabo matándonos a todos. Intentar nadar en aquel lago me llevo toda la vida y aun hoy me suelo ahogar. Era difícil, complacerla también era difícil, pero merecía la pena todo por limpiar sus ríos y ver que aun no estaba completamente infectada. Una princesa monstruo, se transforma en grito, en nervio, en mi llanto. Pájaro libre con alas heridas. Salió siempre como pudo de los disparos del hombro derecho. Luz entre tinieblas, confusa rama caída al suelo por el  viento. Corazón pirata de cartón bajo la lluvia.

Bailando en barro

Se hunden tus pies de hierro
Barro negro, muy, MUY negro.
Es sorprendente, porque el barro
Grita y llora, se mueve
Se molesta
¿A alguien le importa?
Nunca se sabrá
Pobre mierda mezclada con agua sin sentimientos, ¿eso creen?
Todos se quejan:”EL BARRO MANCHA”, “EL BARRO ENSUCIA”  y joder claro ¡QUE PUTADA! ¡PUES NADA! ¿QUE PUTA CULPA TENDRÁ EL BARRO DE SERLO? ¡PUTO BARRO! A TU ROLLO.


El barro un día tomara forma y se cagara en todos vosotros.
Que nudo tan grande me llena cuando se reflejan
Aprieta y estruja, ahoga y asfixia
A través de la ventana veo al mundo que disfruta
Y yo solo pienso en cómo deshacer este maldito nudo
Que me mata.
Me encierro y planeo como arrancarlo,
Al final acabare teniendo cariño
Al nudo que se creó de la nada y del asco.
Me miro y ya no me queda a que sujetarme
Vomito y siento que lo provoco
Se mueve intentando agarrarse a mí
A las paredes de mi intestino
De mi garganta
Y me falla el pulso, las piernas y las palabras
Y suplico que eso no, las palabras no,
Que nunca se me calle.
Cuando termino lo sigo notando
El maldito nudo sigue dentro
Sigue pegado a mí
Molestando mi paz
Bien, si no se va por su cuenta,
Lo tendré que arrancar.
Tomo un cuchillo
Dibujo en mi tripa una línea recta
El rotulador me hace cosquillas.
Entonces, procedo a la operación.
Voy lentamente y siento un dolo mayor que el nudo
¿Me está mereciendo la pena?
Es un dolor insoportable
Escuece y pica  y arde
Pero tengo que terminar,
Tengo que sacar el nudo.
Lo busco por mis órganos…
Tengo las manos rojas,
Manchadas de muchísima sangre,
Me mareo, pero necesito seguir buscando
Hasta que sin darme cuenta,
Lo tengo en la mano,
Lo compruebo y lo aprieto con mi mano derecha
Y la misma sensación pero más intensa
Es el, lo tengo.
Procedo a arrancarlo y no puedo,
Mierda.
Imposible de cortar también,
¿y qué hago ahora?
Es un nudo, ¿no?
Tendré que desatarlo.
Y me pongo a ello,
Por encima, por debajo,
Por aquí, por allá
¡Ya está!
Lo conseguí
Que sensación…
Comencé a guardar los hilos del nudo
Poco a poco dentro de mí,
No diferenciaba bien mis manos
Cosí bien la enorme raja
Y me limpie las manos para no dejar rastro.
el nudo ya no asfixiaba,
Lo notaba ahí pero no era un nudo,
Era una especie de vacio inmenso,
No molestaba, no incordiaba,
Simplemente estaba ahí. 
Jaula de mariposas,


O de polillas, según quien lo mire.