domingo, 14 de febrero de 2016

Aplicar

Me veo incapaz de volver a utilizar aquel término.
Da pena saber que en sus ojos todos tenemos el mismo color de labios, y que por tanto todos tenemos el mismo término.
Aquel término (al igual que aquellas notas) es del  diablo mirón y no me veo capaz de repetirlas otra vez al oído de cualquier ángel.
Por el simple hecho de que los términos utilizados son lo que es él y no otro.
 Luego las palabras repiten y crean acidez, transportando la mente a la nostalgia y se llena todo de suciedad y no, no. Eso no me gusta así.
Me quedaré sin palabras en el diccionario pero conseguiré que nadie tenga conmigo el mismo baile.

Así no se repite, no se copia, no se arranca, no se roba, no se suplanta, no se utiliza o simplemente no sé.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario