miércoles, 10 de febrero de 2016

Daños colaterales

Estaba bien,
no, estaba genial.
Ya no estoy bien,
¿por qué cojones no estoy bien?
Odio no estar bien.
Esto no es poesía,
dejad de leer.
¡PARA!
Me va a explotar el corazón
y luego deja un olor demasiado fuerte.
No estoy bien,
y estaba bien.
Por mi y por todos mis compañeros.
Tú la ligas.
Soy imbécil,
patética,
dramática,
y jodidamente
inocente.
Solo me sujeto sobre hechos.
Yo me escondo.
No me encuentras.
Mierda, me he perdido.
Lo encontraste,
perdí,

adiós. 


puta

No hay comentarios:

Publicar un comentario