domingo, 7 de febrero de 2016

Ella

Con aquella mirada acabo matándonos a todos. Intentar nadar en aquel lago me llevo toda la vida y aun hoy me suelo ahogar. Era difícil, complacerla también era difícil, pero merecía la pena todo por limpiar sus ríos y ver que aun no estaba completamente infectada. Una princesa monstruo, se transforma en grito, en nervio, en mi llanto. Pájaro libre con alas heridas. Salió siempre como pudo de los disparos del hombro derecho. Luz entre tinieblas, confusa rama caída al suelo por el  viento. Corazón pirata de cartón bajo la lluvia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario