domingo, 7 de febrero de 2016

Esto no pasa un sábado noche

Pero hay una cosa que no saben, el príncipe azul es demasiado ridiculo, la dama sabe escribir, la princesa se siente hombre, el loco en verdad solo se lo hace, y la bailarina solo baila para que el diablo la mire. Con todo esto y un maestro de ceremonias puedes crear el mayor de los espectáculos. No hay orden, no hay telón, no hay escenario y tampoco hay función, entonces si no hay función, ¿cuál es el sentido? Si me permiten les contare lo que paso. Cierren los ojos y olviden todas sus tareas, aquí se viene a disfrutar. Vacio, negro o blanco, un árbol y una discoteca de animales del zoo, en concreto el mono. El diablo observa a la bailarina, el príncipe trata de enamorar a la princesa, la princesa intenta enamorar a la dama,  la dama desaparece y el loco se convence de que no le está mirando ese gnomo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario