domingo, 7 de febrero de 2016

Que nudo tan grande me llena cuando se reflejan
Aprieta y estruja, ahoga y asfixia
A través de la ventana veo al mundo que disfruta
Y yo solo pienso en cómo deshacer este maldito nudo
Que me mata.
Me encierro y planeo como arrancarlo,
Al final acabare teniendo cariño
Al nudo que se creó de la nada y del asco.
Me miro y ya no me queda a que sujetarme
Vomito y siento que lo provoco
Se mueve intentando agarrarse a mí
A las paredes de mi intestino
De mi garganta
Y me falla el pulso, las piernas y las palabras
Y suplico que eso no, las palabras no,
Que nunca se me calle.
Cuando termino lo sigo notando
El maldito nudo sigue dentro
Sigue pegado a mí
Molestando mi paz
Bien, si no se va por su cuenta,
Lo tendré que arrancar.
Tomo un cuchillo
Dibujo en mi tripa una línea recta
El rotulador me hace cosquillas.
Entonces, procedo a la operación.
Voy lentamente y siento un dolo mayor que el nudo
¿Me está mereciendo la pena?
Es un dolor insoportable
Escuece y pica  y arde
Pero tengo que terminar,
Tengo que sacar el nudo.
Lo busco por mis órganos…
Tengo las manos rojas,
Manchadas de muchísima sangre,
Me mareo, pero necesito seguir buscando
Hasta que sin darme cuenta,
Lo tengo en la mano,
Lo compruebo y lo aprieto con mi mano derecha
Y la misma sensación pero más intensa
Es el, lo tengo.
Procedo a arrancarlo y no puedo,
Mierda.
Imposible de cortar también,
¿y qué hago ahora?
Es un nudo, ¿no?
Tendré que desatarlo.
Y me pongo a ello,
Por encima, por debajo,
Por aquí, por allá
¡Ya está!
Lo conseguí
Que sensación…
Comencé a guardar los hilos del nudo
Poco a poco dentro de mí,
No diferenciaba bien mis manos
Cosí bien la enorme raja
Y me limpie las manos para no dejar rastro.
el nudo ya no asfixiaba,
Lo notaba ahí pero no era un nudo,
Era una especie de vacio inmenso,
No molestaba, no incordiaba,
Simplemente estaba ahí. 
Jaula de mariposas,


O de polillas, según quien lo mire.

No hay comentarios:

Publicar un comentario