domingo, 6 de marzo de 2016

Manías

          Adoro desnudar cuerpos, quitar las capas y dejar a mis ojos contemplar el espectáculo.
Adoro, con mis manos, rozar dulcemente la carne ya abierta.
Adorno sentir la piel con mis labios y mis largas uñas.
Adoro desnudar cuerpos. 
            No me gusta que lo hagan por mí, no me gusta que no sea yo quien, a mi ritmo y manera,
                              descubra lo que bajo la ropa espera ser acariciado.
         Poco a poco esconder mis manos bajo una camiseta y por primera vez, 
         aunque sea la última, tocar esa piel nueva, 
que aunque sea siempre la misma cada poro es novedad. 
           Lentamente pero directa levantar la para ver un cuerpo bello que se deja mostrar y se deja tocar.
Descubrirlo, mirarlo, examinarlo, ojearlo, verlo delante de mí.
       El sentimiento de tenerlo en frente y que
      los pequeños defectos se conviertan en dioses a los que no podrás dejar de adorar.
     Romperlo es doloroso. Matarlo es terrible. Hacerlo común es triste.
Adoro desnudar cuerpos.
Y es una actividad maravillosa y estimulante.
       Adoro dibujar cuerpos, y soy yo quien les viste para desnudar los. 
O            Os acaricio para poder repasar vuestra figura y así crearos en un folio donde vuestro cuerpo será para siempre.
Adoso sentir y admirar el cuerpo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario