domingo, 24 de abril de 2016

Leer de abajo arriba, o no

Ponerse en duda, ponerla dura,
poner a la vida perra en duda.
Poner en duda lo mas mínimo,
poner en duda lo mas máximo.

Poner en duda una caricia, una mirada, un suspiro.
Poner en duda el tacto, el gusto, la vista y el olfato.
Poner en duda mi rostro,
poner en duda mis dedos,
poner en duda mis dedos pero esta vez sobre tu piel.

Poner en duda esto, lo nuestro, lo vuestro.
Poner en duda al cartero, ese hijo de puta lee todas las cartas sin permiso.

Poner en duda la boca preciosa,
poner en duda la boca abierta,
poner en duda la boca espumosa,
poner en duda la boca de aquel que supuestamente era de miel

Poner en duda a la pasión, un orgasmo o el único libro que leí.

Poner en duda las sabanas dulces.
Poner en duda a la almohada, cada noche.
Poner en duda todo lo que vio esa cama.

Poner en duda las palabras, las expresiones y los ladridos.
Poner en duda la mente,
poner en duda tu amor,
poner en duda mi amor.
Poner en duda la locura, mi locura.
Poner en duda al gran Odio.

Poner en duda lo último y lo primero.
Poner en duda a la gallina y al huevo.
Poner en duda un árbol,
poner en duda a la rama, la hoja, la flor.
Poner en duda el instante, el minuto, al mes de abril.
Poner en duda a las aguas mil.
Poner en duda al reloj y a la cuenta atrás.

Poner en duda el sexo sin compromiso,
poner en duda el sexo con compromiso,
Poner en duda mi sexo,
poner en duda la orientación de mi sexo,
poner el sexo en duda en general.

Poner en duda a los que  corren,
poner en duda a los que se corren.
Poner en duda masturbarse, masturbarte y al final masturbarme.
Poner en duda a quien no,
poner en duda a quien no, otra vez, por si acaso.
Poner en duda la baba,
poner en duda al pico de la montaña,
poner en duda a la zorra y a sus cachorros,
animales de campo...

Ponerlo todo en duda,
poner en duda que nací, que vivo, que soy,
para al final dejar de dudar











lunes, 4 de abril de 2016

Experimentos

Lo siento por ser tan directo y no medir las palabras pero es obvio, ¿no?
La luz del día les apunta y continuamente están en observación porque los dos tienen una enfermedad gravísima. Aun no se sabe si tienen solución… 
El sujeto 4 nos ha pedido que la desconectemos, dice que no puede mas, que esto no tiene sentido y que el sujeto de la habitación de al lado le asusta... pero no podemos; el sujeto 1 se aferra a la vida como un capullo, dice que necesita notar para siempre el aliento del sujeto 4 en el odio. 
Los sujetos están críticos, nunca más podrán pasear a solas, nunca más podrán quedar sin intenciones bárbaras, nunca más se buscaran como apoyo…
 Pobres, o no, no sé. ¿Qué opinan ustedes? Al 1 yo creo que le daría más igual, al fin y al cabo las rosas florecen y tiene raíces, a 4 todo esto le afecta como puñal en el vientre. Independientemente la enfermedad en el sujeto 1 se ha desarrollado de manera diferente. Ha evolucionado a peor, le importan menos los olores y las sonrisas. La enfermedad del sujeto 4 ha crecido según iba pasando el tiempo y la verdad que tiene un color muy amargo. El sujeto 4 asegura tener un sentimiento de amor complejo y molesto.


Morirán al final, lejos el uno del otro por medidas de seguridad, así no habrá más infectados. Los sujetos 2 y 3 murieron bastante antes que ellos. El sujeto 1 de verdad quería, el sujeto 4 de verdad pensaba que nada los mataría... Aunque suplicase la muerte sabia que quería seguir escuchando los gustos del sujeto 1 por el hueco de la pared.