miércoles, 1 de junio de 2016

XSE

Un lugar donde ser. En la soledad mas profunda o en la compañía más numerosa.
Ríos infinitos de placer limitado por la vergüenza más repugnante. No querer entregarte por no querer mostrarte. Dictan sin saber y eso siempre condiciona la verdad. 
Levantar un brazo, levantar el otro y ya no lo tengo, sacudirme un  poco y que ya no este. Delante, como un espejo, una figura parecida, descobijaba como la mía. Sin darme cuenta el invierno se ha convertido en un verano temporal. La primavera la hemos pasado hace un rato cuando nos desaparecían los lazos. 
El verano que nos abraza me da un calor más intenso del que recordaba, además cada vez hace mas calor, y más calor, y siento que estoy en un infierno y que jamás me acercaré a las puertas del Cielo, pero no me importa, tengo esto. Qué nos importará las puertas del Cielo o los besos de diosas embarazadas de inseguridad, solamente somos y estamos.
Me ducho de mi y me deshago. Hago sonar mis tacones cuando salgo, digo adiós y no vuelvo a ese verano, ya no tiene nada más que ofrecerme, me puedo crear mi propio verano. 

Solo necesito dos cosas, o tres, o cuatro...

No hay comentarios:

Publicar un comentario