jueves, 24 de noviembre de 2016



                                                                                                                                                                Me siento literalmente destruida. Como arroyada por una tristeza pura pero desconocida
Un mal cuerpo continuo, como si me estuviera vomitando por dentro. Mi cuerpo me está torturando por no resolverme, por no resolverte.
Siento, pena de mi misma que no ríe, pero tampoco llora.
                                        Me siento sola, incómoda con todos, inundándome por dentro de dolor, aposta o sin querer, ¿qué cambia eso?
Echar de menos a algo que no existe duele por dos, una por mí y otra por mí, para no quedarme corta.

Destruida es la palabra que mejor describe la fortaleza tras la guerra, pues eso conmigo, siendo las noches la guerra, la fortaleza yo misma. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario