jueves, 18 de mayo de 2017

Si lo lees, escríbeme

Te voy a escribir porque me da la gana y porque no necesito hacerlo.

No pienses más que decir,
aunque para eso quizá debería dejar de preguntar,
aunque para eso quizá debería encontrar valor para preguntarte a ti y no al espejo.

Que si te busco es porque te puedo encontrar buscando, o ardiendo,
aunque después te pierdas en el viento de cenizas.

Eso último es más por mi.
Más tiempo, o no, no sé.

Juguemos por el parque. 
Sólo tenemos de recreo lo que podamos aguantar manteniendo le la mirada a la noche.
Así que ya que se nos van a secar los ojos vamos a correr y a querernos un poco.

Yo tengo que volver a la mañana a mi cueva para dibujarme y cantarme
mientras me baño desnuda en la pólvora de rosas secas.
Tu por tu parte no sé a que volverás,
pero siempre me imagino que lloras recuerdos y te olvidas de todo.
hasta que te vuelvo a encontrar encendiendo una cerilla
y
sin querer
arde.
Lo siento, no puedo no.

Escapa tú que puedes y vive pequeño e infantil reflejo
(vuelve algún día y cuéntame  cómo es el color fuera de las fronteras de la cárcel)

No hay comentarios:

Publicar un comentario